Resurrección

Buenas noches,

Hoy seré más breve que otros lunes, pero quiero contar lo que he vivido este fin de semana en la capital de Lituania, donde he presentado junto a Lina Ever el primer libro internacional de un sacerdote muy especial, el Padre Algirdas.

Uno de los hombres más deseados de su país, este joven clérigo ha publicado Haz las paces contigo mismo en lituano e italiano, y en otoño llegará a nuestro país.

Antes de la presentación, conocí a otras dos autoras invitadas en la Feria del Libro de Vilnius. Una de ellas había venido de Finlandia sin utilizar el avión, por motivos ecológicos, lo cual la obligó a tomar un tren, luego un ferry y un sinfín de horas de autobús.

La otra es la carismática novelista china Lijia Zhang, que me contó mientras desayunábamos los dos consejos que dio a sus hijas: 1) Ayuda a las personas que han tenido menos suerte que tú en la vida, 2) Nunca te cases con un hombre guapo.

Esta segunda me sorprendió, así que le pregunté por el motivo de esta recomendación. Su respuesta: “Es demasiado estrés ir de la mano de un adonis. Nunca te acabas de sentir bonita a su lado. En cambio, si tienes como pareja a un feo, por contraste te sentirás siempre guapa. Es una cuestión de autoestima.”

Hablando de guapos, la presentación del sacerdote fue todo un éxito. Con la sala llena, tuvimos una conversación a cuatro bandas —con Lina Ever, la directora de la editorial y un servidor—, que se alargó un poco, con lo que al final solo quedó tiempo para una pregunta del público. Y doy fe de que fue antológica.

El hombre sencillo, de unos 60 años, dijo:

—Padre, soy católico practicante, y debo confesar que hay un tema teológico que siempre me ha preocupado enormemente. Tiene que ver con la resurrección. Entiendo que, como Jesús, después de morir renaceremos, pero mi pregunta es ¿cómo que? Me gustaría saber si voy a renacer como un engendro o como Brad Pitt.

El auditorio estalló en carcajadas que el hombre no entendió, pero el Padre Algirdas supo darle la respuesta oportuna:

Hermano, yo de ti no me preocuparía por tu resurrección el día que te mueras. ¿Sabes? Cada noche es una pequeña muerte a la que, con suerte, sigue nuestra resurrección. Nadie de aquí puede asegurar que cuando hoy se duerma, mañana va a despertar. Por eso cada día resucitamos en el mundo. Yo de ti me centraría en decidir qué quieres ser mañana.

¡Buenas noches!

Francesc

PD. En la foto (creo que de Meritxell Naranjo), el Padre Algirdas en Cadaqués.

Comments

  • Lérida

    27 febrero, 2020 - 4:00 am

    Buen día, Francesc, me pareció muy buena la respuesta del Padre Algirdas a ese señor:
    “Yo de ti me centraría en decidir qué quieres ser mañana”. Pienso que, muchas veces nos preocupamos y no por lo que realmente deberíamos. Y creo que es bueno tenerlo presente. Gracias por esta nueva y siempre oportuna reflexión que nos traes cada lunes. Un abrazo muy fuerte desde este Uruguay que te espera

    • Francesc Miralles

      3 marzo, 2020 - 12:04 am

      Muchas gracias a ti por leer y estar ahí, querida Lérida! Un abrazo muy fuerte!! Pronto en Uruguay… 🙂

  • Silvia Chuecos

    5 marzo, 2020 - 8:11 am

    ES VERDAD Q LO MEJOR ES PREOCUPAR-SE POR EL DIA DIA, XO TB PIENSO Q CDO YA NO SEA CONSCIENTE ESPERO NO RESURGIR COMO UN MONSTRUO O COMO UN SER INDESEABLE, QUIERO SEGUIR UN BUEN CAMINO, Y SUPONGO Q SE REFERIA A ESO EL POBRE HOMBRE.

    • Francesc Miralles

      16 marzo, 2020 - 8:36 pm

      Eso creo yo también, querida Silvia :**

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies