El gesto más bello

Buenos días,

Escribo este jueves, tras un tiempo intentando estrenar la nueva web que por fin está funcionando. Espero que os guste y que se lea mejor que la anterior…

En la primera noticia semanal de esta nueva etapa, quiero contar una historia extraordinaria que descubrió mi hermano Héctor García, que tiene un olfato especial para estas cosas.  

Como aperitivo, una observación que hice el pasado fin de semana en Cambrils. En la calle Major hay un restaurante italiano con un patrón de aspecto imponente, pero de alma muy delicada.

Dueño y cocinero del restaurante, este hombre tiene un barril junto a la entrada, en una calle para transeúntes. Allí deja una jarra con agua, limón y hielo y unos vasos al lado, con una nota que dice algo así: «Hace mucho calor. Por favor, toma un vaso de agua.»

Esta iniciativa sencilla pero llena de corazón me sirve para presentar la historia que me ha compartido Héctor esta mañana. Es tan bella que parece un cuento, pero yo quiero creer que es cierta.

El protagonista es un joven de un pequeño pueblo de Sussex, al sur de Inglaterra. Tras la muerte de su padre, a quien estaba muy unido, empezó a visitarle a menudo en el cementerio. Y le llevaba flores, igual que hacían su madre y abuelos, que siguen vivos.

La tumba recibía tantas visitas que parecía una floristería de Chelsea, comenta el joven.

En sus viajes al cementerio, se fijó en que una tumba junto a la de su padre nunca tenía flores, pese a ser reciente: pertenecía a un hombre muerto a los 37 años la pasada Navidad.

El contraste con la «floristería» de al lado le daba un aire aún más triste y abandonado, así que el joven empezó a llevar flores también para aquel difunto que no conocía.

Se sentía bien haciéndolo, como si de este modo contribuyera a que el universo fuera un lugar mejor. Con el paso de las semanas, llegó a sentir al muerto casi como su amigo. Pensó que tal vez hubiera conexiones entre ellos, por eso una noche lo googleó.

Para su asombro, descubrió que su esposa no le llevaba flores porque la había asesinado el día de Navidad. Y a continuación había asesinado a sus propios padres. Después de eso, se arrojó bajo un tren, acabando con su vida aquella misma noche de Navidad.

Eso explicaba por qué nadie le había puesto flores, excepto él.

En estado de shock, empezó a sentir una gran lástima por su esposa y sus padres. Pensó que les debía alguna clase de disculpa. Tras averiguar dónde estaban enterrados, en otro extremo del cementerio, empezó a llevarles flores cada vez que visitaba la tumba de su padre.

Durante una de estas visitas, mientras ofrecía flores a aquellos tres desdichados, una joven apareció por detrás y le dijo:

—¡Oye! ¿Quién eres tú? ¿Por qué pones flores a mi tía y a mis abuelos? ¡No te conozco de nada!

Lleno de turbación, él le explicó la extraña cadena de sucesos que le había llevado a hacer eso.

—Ok, es raro lo que cuentas… pero me parece bonito por tu parte. Llevar flores a alguien que no conoces es un gesto muy bondadoso.

Tras un rato de conversación, él le propuso que fueran a tomar algo fuera del cementerio. Ella dijo que sí. Dos años después, ella volvió a decirle que sí cuando le pidió matrimonio.

Que el sol de la amabilidad ilumine vuestros días,

Francesc

Comments

  • Ana dirtydraco

    5 julio, 2019 - 12:39 am

    Me recuerda a becquer, mucho. A mi tambien me hiere el corazon ver tumbas aridas, abandonadas, llenas de polvo y tristes. Y siempre que las veo viene a mi memoria esta preciosa y desoladora rima de becquer:
    Vuelve el polvo al polvo?
    ¿Vuela el alma al cielo?
    ¿Todo es sin espíritu
    podredumbre y cieno?
    No sé; pero hay algo
    que explicar no puedo,
    algo que repugna,
    aunque es fuerza hacerlo,
    ¡a dejar tan tristes,
    tan solos los muertos!
    Dios mio que solos se quedan los muertos.

    • Francesc Miralles

      5 julio, 2019 - 7:42 am

      ¡Muchas gracias por compartir esta preciosa rima, Ana! Hacía décadas que no la leía :)) Bss!

  • Lérida Sosa

    11 julio, 2019 - 5:57 am

    ¡Enhorabuena, por la nueva Web, Francesc! ¡Preciosa!!! Buenísimo el Post, me encantó la historia. ¡Un fuerte abrazo!

    • Francesc Miralles

      11 julio, 2019 - 8:34 am

      ¡Me alegra que te guste, querida Lérida!
      Otro abrazo y gracias por estar aquí :)))

  • Delia Sosa

    11 julio, 2019 - 9:01 pm

    Hola Francesc! Mis felicitaciones por tu rica y preciosa web!!! La encuentro muy original y muy bien llevada. También me gustó mucho tu último post. Todo a tu medida, como no podía ser de otra forma!!! la seguiremos disfrutando y compartiendo mucho. Un fuerte abrazo!!!

    • Francesc Miralles

      11 julio, 2019 - 9:07 pm

      Muchas gracias, Delia :))
      Un gran placer saber que te gustó!!!
      Abrazos fuertes!!

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies