Manhattan Escorts NYC Escorts

El foco

Buenos días,

Hace unos años publiqué un post sobre la atención, mencionando un novela de Alberto Moravia sobre este tema. Su protagonista vive una existencia distraída y fantasmal hasta que decide prestar atención. Entonces se da cuenta, horrorizado, de lo que sucede en su vida. No haré spoilers. Quien quiera saber qué pasa puede leer la novela, que se llama justamente La atención.

Estando en París los últimos días, gracias a mi hijo tuve un ejemplo perfecto del poder negativo del foco para hacer invisible todo lo que está fuera de él. Se trata de algo que hacen todos los ilusionistas para que nadie repare en sus trucos.

Era la primera vez que le traíamos a la capital francesa, con lo que había visitas casi obligadas para un adolescente de 13 años interesado por el arte. Una de ellas es el Louvre. Costó Dios y ayudas conseguir una entrada para ayer domingo por la mañana, ya que la ciudad está a reventar de turistas en esta época.

Finalmente, pudimos entrar gracias a un tour privado con una guía que explicaba una breve selección de piezas. La última que vimos, antes de tener que correr al aeropuerto, fue la Gioconda, como no. Y aquí es cuando mi hijo, que tiene fuentes de información muy distintas a las mías, nos contó una historia asombrosa sucedida en la galería 711, que alberga la pintura más célebre del mundo.   

He podido verificar la historia viendo el video pertinente del personaje en cuestión, que tenéis debajo de este post.

Todo empieza con el desafío aparentemente imposible que se pone hace dos años un youtuber llamado Niko Omilana: colgar en la sala donde se exhibe la Gioconda un cuadro grotesco traído por él, con su marco dorado, y que pase desapercibido, como parte de la colección. Para ello debería superar tres pruebas.

Paso nº1 — Pintar un retrato con el careto de este Youtuber emulando a la Mona Lisa, y enmarcarlo como los cuadros que cuelgan en esta sala. Esto era lo más fácil de la misión que se fijó este chaval; la obra la hizo una suscriptora de su canal.

Paso nº2 — Introducir la pintura en el Louvre, teniendo en cuenta que cada visitante es escaneado al entrar. La táctica de Niko fue llevar el cuadro intruso sin ocultar, en una bolsa de papel, como un souvenir cualquiera comprado en una tienda de Montmartre. Prueba superada. Ya está dentro del Louvre con su obra enmarcada.

Paso nº3 — Aquí viene el reto que parece imposible. Se trata de colgar en la sala de arte más vigilada del mundo el engendro que ha llevado desde su país. El youtuber tiene una hipótesis que resultará dolorosamente cierta: es tal la obsesión de proteger la Mona Lisa por parte de los vigilantes que no verán nada de lo que está sucediendo en el resto de paredes. Su foco está en un único punto, y lo mismo sucede con los cientos de visitantes de luchan por acercarse a la obra de Leonardo.

El resultado es que el youtuber no solo logra colgar el cuadro en un trozo de pared libre, al lado de otras reliquias de valor incalculable, sino que el engendro permanece allí casi dos horas sin que nadie se percate.

Para colmo, el perpetrador de esta broma va azuzando a los visitantes e incluso a los guardias, a los que pregunta cosas como: «¿Quién es el autor de esta pintura? No veo el panel con la información» No obstante, solo obtiene respuestas vagas mientras se encogen de hombros. Siguen sin verlo.

No es hasta que el museo cierra y él sigue allí incordiando que un grupo de empleados del Louvre se reúne alrededor de la pieza, que canta como una almeja. Solo entonces se llevan al intruso y su cuadro.

Más allá de la gamberrada, esta experiencia demuestra cómo, cuando nos enfrentamos a un problema, obsesionarse con un solo foco puede excluir cosas muy importantes que están pasando en otros lugares. En creatividad se llama pensamiento lateral, y el filósofo Ludwig Wittgenstein lo explicaba a través del ejemplo de la habitación cerrada:

«Un hombre puede hallarse prisionero en una habitación con una puerta que no está cerrada, sino que se abre hacia dentro; y no saldrá de ella hasta que no se le ocurra tirar de ella en lugar de empujarla

¿Cuántas veces nos obsesionamos con una sola cosa, con lo que nos pasan por alto otros focos que merecerían nuestra atención? ¿Te atreves a abrir el radar para darte cuenta de lo que sucede a tu alrededor?

Feliz semana,

Francesc

PD. Por si alguien necesita visionar todo el tinglado: https://youtu.be/5XO9a0KA_hI?si=R-gjAuwXt9t-xx8_

Comments

  • Rocio alcantara

    2 abril, 2024 - 6:57 am

    gracias Francesc por este relato y la forma en que a traves de el, nos invitas a prender nuestro radar y ver que mas esta pasandonos y nos estamos perdiendo. Sorprendente lo que logra comprobar niko. Le dare un vistazo al video!
    Gracias tambien por el libro que mencionas, se me antoja para leer!
    En Hora buena y gracias a tu hijo por compartir esta atractiva histOria! Saludos

    • Francesc Miralles

      6 abril, 2024 - 1:25 am

      Muchas gracias a ti por tu amabilidad, Rocío! Abrazos!!

  • José Jimenez

    2 abril, 2024 - 1:22 pm

    Hoy toca ser crítico, sí, me apetece fijarme en lo que no nos fijamos.

    Hace poco que mi estado laboral ha cambiado. Ahora soy uno de tantos jubilados que, en mi caso, se levantan pronto y salen a caminar con el auricular en una oreja y escuchando podcasts de mi interés. Dicho de otra manera, tengo mucho tiempo.

    Bien, cuando salgo de casa también suelo fijarme en la parte alta de los edificios, y siempre descubro, sobre todo en el centro de Barcelona, dibujos, figuras, ventanales, áticos y otros elementos constructivos que pasan desapercibidos a muchos de los paseantes. La mayoría caminamos con la mirada en el suelo o, como mucho, con los ojos a la altura de los muchos escaparates que encontramos en nuestras calles.

    – Cada cual se fija en lo que quiere. Dijo alguien.
    – Por supuesto. – Dije yo.

    Hace unos días estuve en el mostrador de un casal donde tenía intención de apuntarme. En el rato que estuve vinieron dos personas con preguntas sobre las actividades a cursos que hacen en ese casal. Hasta ahí todo bien, el caso es que la persona que los atendía no los miró a la cara mientras los escuchaba, hacía la gestión ni cuando les respondió. Aunque eso sí, y es lo que se esperaba, fue eficiente en la realización de las gestiones.

    – Gracias. – Dijeron las dos personas.
    – De nada- Contestó el del mostrador. Aunque me pregunto si la respuesta tenía un destinatario real y me pregunto también cuál sería mi comportamiento en una situación parecida y, también, si yo miro suficientemente a la cara de las personas con las que hablo, no sea que alguien escriba algo como lo que yo estoy escribiendo y piense en mí.

    Y ahora una pregunta al aire…

    – ¿Vemos a las personas que viven en la calle? Según la Fundació Arrels, unas 1300 personas viven en la calle.

    Y me pregunto a mí mismo y a quien quiera atender la pregunta… ¿los miramos a la cara? ¿los vemos realmente?

    – Me da vergüenza responder. – Dije yo ruborizado cuando me hice a mí mismo esa pregunta.
    – No tenías porqué responder.

    Y aquí lo dejo, aunque seguro que hay otros muchos casos de situaciones que pasan a nuestro alrededor y que, por mil y una razón, no las vemos o, peor aún, no las queremos ver.

    Gracias Francesc por tus escritos, siempre ayudan.

    • Francesc Miralles

      6 abril, 2024 - 1:29 am

      Muchas gracias por tu testimonio, José!! Seguro que encontrarás una manera bella y útil a los demás de usar ese tiempo recuperado. Un abrazo fuerte!

  • Mamen

    6 abril, 2024 - 10:45 pm

    Una obsesion te mantiene con el foco desenfocado?

    • Francesc Miralles

      9 abril, 2024 - 12:41 am

      Te mantiene con el foco en el lugar equivocado.

  • Ma Carmen

    8 abril, 2024 - 10:07 pm

    GRACIAS fRANCESC. CADA DÍA ESPERO EL AUTOBÚS PARA IR AL TRABAJO. EMPECÉ A HACER UN EJERCICIO PARA AMPLIAR EL FOCO, QUE ME AYUDA A ESTAR MÁS ATENTA A MI ALREDEDOR. EL EJERCICIO ES FIJARME EN UNA COSA EN LA QUE NO ME HAYA FIJADO ANTES, MIENTRAS ESPERO EL AUTOBÚS. EL PRIMER DÍA VI UNA PINTURA EN LA PARED EN LA QUE NO ME HABÍA FIJADO ANTES. EL SEGUNDO DÍA VI UN CONTENEDOR DE ROPA USADA QUE NO HABÍA VISTO ANTES, Y QUE QUIZÁS ALGUNA VEZ PUEDA UTILIZAR. EL TERCER DÍA VI LOS DETALLES DEL CAMPANARIO DE LA IGLESIA QUE SE VE A LO LEJOS. Y ASÍ PODRÍA SEGUIR. ESTAR ATENT@S A NUESTRO ALREDEDOR ES UN EJERCICIO QUE NOS AYUDA A ESTAR PRESENTES. A VECES EL EJERCICIO MÁS SENCILLO NOS HACE TOCAR DE PIES EN EL SUELO. UN SALUDO A TOD@S.

    • Francesc Miralles

      9 abril, 2024 - 12:43 am

      Me encanta ese ejercicio que haces Mª Carmen! Un abrazo fuerte!!

  • Ester

    9 abril, 2024 - 5:51 pm

    “Touché”, que cierto, que dificil, siempre depende del estado en el que te encuentres y como lo estés viviendo. A veces, ni el foco se encuentra.
    Gracias Francesc por traernos esta reflexión, estar atentos a todo 😘 siempre

    • Francesc Miralles

      15 abril, 2024 - 10:57 pm

      Gracias a ti, Ester, por estar con nosotros :**

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies