El Buda de la Compasión

Buenas noches,

En un café minúsculo regentado por una japonesa —como los de Tokio pero en Barcelona— hoy hablaba con una buena amiga sobre mis tres retiros en el monasterio Oseling, en las Alpujarras.

Tuvieron lugar en una época en la que yo estaba muy interesado por el budismo y deseaba descubrirme en soledad. El retiro justamente consistía en pasar una semana en una cabaña en lo alto de las montañas, alejado de los demás.

La choza no tenía electricidad ni agua caliente, lógicamente. Como mucho podías encender una vela para leer un poco por la noche. Un camastro, un cojín de meditación, una pequeña mesa y un hornillo para calentar el té.

En mi primera vez no había practicado meditación en mi vida, así que pedí a la monja al cargo de los retiros que me dejara unirme al sangha —la comunidad budista— un rato cada día. Me dijo que podía acompañar a los internos del monasterio por las noches, en una meditación que hacían antes de dormir.

Tras pasar la jornada en mi cabaña leyendo, escribiendo y meditando, luego paseando por el campo, dando vueltas a la estupa y otros entretenimientos, al caer la noche me unía al sangha para una meditación cuyo mensaje ha marcado profundamente mi vida. La describí en Barcelona Blues, el primer libro para adultos que publiqué:

Participo por vez primera en la meditación nocturna, dedicada al «Buda de la Compasión».

Dura unos tres cuartos de hora, e incluye visualizaciones mientras se canta el mantra «OM MANE PEDME HUM» sin cesar.

Lo único racional es el final. La monja ha formulado un deseo en voz alta para que nos lo apliquemos: «Si no soy capaz de hacer felices a los demás, al menos que mi conducta no sea un impedimento para la felicidad de los demás».

Totalmente de acuerdo.

En esta época de tanta crispación, creo que si nos aplicáramos este sencillo consejo viviríamos todos mucho mejor y los problemas se solucionarían antes. En las noticias y en las redes abunda la agresividad, los insultos, las burlas y descalificaciones, fotos y videos para demostrar quiénes son «los malos», cosa que cambia según quién los emite.

La pregunta es: ¿a quién beneficia este constante run run de negatividad? Sin duda, a los partidos políticos, que sacan votos del enfado de la gente, por eso los mensajes en campaña son tan básicos y viscerales.

Sin embargo, desde un punto de vista humano y espiritual, ¿beneficia a alguien? En mi opinión, no. Solo aumenta el caudal de ira y de tristeza. Nos hace sentir aún peor. Por eso a veces me da por amonestar a algún amigo que echa leña al fuego en las redes.

«Si no soy capaz de hacer felices a los demás, al menos que mi conducta no sea un impedimento para la felicidad de los demás». Hay cosas que no tienen fácil solución, pero callar a veces es un acto de bondad.

Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio, reza un proverbio indio, como Siddartha Gautama, el Buda de la Compasión.

Feliz semana,

Francesc

PD. En la foto, dos budas que vinieron en mi maleta tras un largo viaje por Tailandia.

Comments

  • Lérida Sosa

    5 noviembre, 2019 - 1:40 am

    ¡Qué rico y profundo el deseo de la monja, Francesc! Y cuánto encierra. Cómo cuesta descubrir qué le hace realmente feliz al otro! Y por el otro lado, qué difícil tener la conducta adecuada para no ser un impedimento. Cuántos factores tendrían que jugar allí: conocimiento, empatía, humildad, propósito, comunicación…
    Muy buena tu propuesta. Realmente si nos aplicáramos este sencillo consejo viviríamos todos mucho mejor y los problemas se solucionarían antes.
    Como todos los lunes, tu reflexión llega en un momento oportuno pues pone luz sobre muchas vivencias. ¡Gracias y Un fuerte abrazo!!

    • Francesc Miralles

      5 noviembre, 2019 - 8:56 am

      ¡Muchas gracias, Lérida! Muy pronto mi amigo Mario te traerá los libros :)) ¡Un abrazo fuerte!

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies