Manhattan Escorts NYC Escorts

Cuidado con el hueco

Buenas noches,

Esta vez sí llego en lunes. Antes de explicar la historia que tengo para hoy, descubierta por mi amigo JR en el magazine A Orillas del Támesis, quiero aclarar algo.

Algunos amigos me han preguntado por qué no tenía ganas de hablar del robo que mencioné la semana pasada. Para todos ellos, respondo con un ejemplo práctico. Si te roban un coche recién comprado y te pasas tres meses lamentando lo sucedido, has perdido un coche y tres meses. Y de vida nunca nos sobra.

Hablando de la brevedad de la vida, me ha emocionado la historia detrás del mensaje por megafonía de «Mind The Gap» —cuidado con el hueco— de la estación de Enbankment. Si habéis estado en el metro de Londres, quizás recordéis esta voz masculina, grave y aterciopelada.

La historia la explicó por primera vez John Bull en Twitter. Cerca de la Navidad de 2012, el personal de Embankment recibió la visita de una mujer muy consternada, que les preguntó:

¿Dónde está la voz?

¿La voz? ¿Qué voz? —preguntó un empleado.

La del hombre que anuncia «Mind The Gap».

Sigue sonando —le explicó el empleado—, solo que se ha sustituido por una voz digital en todas las estaciones.

Esa voz… —dijo la mujer con lágrimas en los ojos— era mi marido.

Al parecer, la voz pertenecía a Oswald Laurence, un actor de teatro inglés fallecido en 2007. La grabación del «Mind The Gap» se había hecho 45 años atrás y llegó a escucharse a lo largo de toda la Northern Line. Fue sustituida gradualmente por voces robóticas hasta su último reducto, la estación de Enbankment.

La esposa del actor fallecido, Margaret McCollum, se consolaba viajando cada día al trabajo desde esta parada para escuchar la voz de su marido. Durante los últimos cinco años, llegaba incluso unos minutos antes a Enbankment para sentarse en el banco y escucharle más tiempo.

Dentro de su soledad, le hacía feliz que la voz de su marido sobreviviera en aquella estación. Era como si no se hubiera marchado del todo. Si ahora desaparecía, ¿qué quedaría de él?

Margaret rogó al personal de la estación que le consiguieran una copia de la grabación original. Tras mucho buscar en archivos y antiguas cintas, lograron rescatar el corte de tres palabras tan nítidamente pronunciado: «Mind The Gap».

Y no solo eso, sino que, conmovidos por el amor de su esposa, los empleados finalmente lograron que la voz de Oswald sonara de nuevo.

Si tenéis ocasión de viajar a Londres, sentaros en el andén dirección norte de la Northern Line, en Enbankment, y escucharéis a Oswald, que seis décadas después sigue advirtiendo que tengamos cuidado con el hueco.

¿No es una historia maravillosa?

¡Feliz semana!

Francesc

Comments

  • JOSE ANGEL

    21 junio, 2022 - 7:55 am

    Muy bella historia francesc…. ¡¡¡ que me trae recuerdos de una ciudad que adoro y de un pais que adoro. ciudad y pais que vivi en unos momentos determinados de mi vida. como diria el maestro budha,,,, ESTO ES APEGO ? no lo se .. hay una mezcla de tristeza y de felicidad al recordarlo, quizas . y siguiendo al maestro budha… en estos momentos no soporto la impermanencia. namaste ¡¡¡

    • Marta

      23 junio, 2022 - 8:49 pm

      HOLA QUERIDO! Divina historia de Amor…qué fantástico que se pUeda seguir escuchando a Oswald…❤????????HAPPY SPRING! POR AQUÍ EN BAIRES⛄❄⛄❄⛄❄⛄❄⛄❄⛄

  • Jose angel Montero berzosa

    21 junio, 2022 - 9:46 pm

    Se me ha ocurrido , una Nueva idea , el “ GAP “ es la vida misma , me Recuerda la pArabola del trapecio , la vida se desarrolla entre trapecio y trapecio , ahi esta el gap …. ! NAmaste

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies