EN / CAT / CAST

NEWS

Lo importante es vivir (28/01/2019)

César Mallorquí

Buenas noches,

Mañana es un día muy especial para mí, porque una novela empezada hace diez años será presentada en la mayor librería de Barcelona. Su autor, Jordi Campoy, ha luchado durante todo este tiempo con diferentes versiones del libro hasta que, hace un par de años, me convenció para que le ayudara a preparar la versión final.

Fue uno de mis últimos trabajos como sherpa literario totalmente dedicado y, ahora que esa época queda atrás, me sirve para hacer repaso de éxitos y fracasos. Con la misma ilusión habré dirigido unas 30 ascensiones a la cumbre en forma de novela. Algo más de la mitad lograron su objetivo de ser publicadas en una gran editorial, el resto fueron desestimadas y/o el autor optó por una edición más modesta.

Más allá de lo bueno o malo que sea el sherpa, una vez terminada, la obra se enfrenta a la realidad de los lectores editoriales o los editores, que tienen su propio criterio. En este punto, nadie puede saber qué gustará o no, depende de lo que estén buscando en ese momento. Y el gusto del público es otro misterio.

Hay libros que lo tienen todo para triunfar y fracasan estrepitosamente. Otros que parecen destinados a una minoría alcanzan un éxito que sorprende al mismo autor. Ante esta incertidumbre, lo mejor que puede hacer un escritor es crear libremente aquello que le guste y le haga feliz. Luego el universo decidirá si va a tener 100 lectores o 100.000.

Ahora que me retiro de estas lides para poderme dedicar a mis cosas, aunque ni yo ni nadie puede garantizar el éxito literario, sí puedo mencionar unos ingredientes que ayudan a conseguirlo:

  • Gozar con la escritura más que con cualquier otra cosa. Si eres feliz escribiendo, cabe la posibilidad de que hagas felices a los lectores. Ha de ser una necesidad vital como comer o respirar.
  • Tener una voluntad a prueba de bomba para hacer todas las versiones que hagan falta durante el tiempo que haga falta, diez años si es necesario, como el autor de La chica del violoncelo.
  • Ser capaz de dejar un manuscrito en el cajón para empezar el siguiente, o un tercero o un cuarto… hasta lograr el mejor libro que seas capaz de escribir. Cuando David Monteagudo consiguió publicar Fin, antes había redactado seis o siete libros que le sirvieron para aprender.
  • Entender que, como dice la Biblia, muchos son los llamados, pocos los escogidos. Si después de muchos esfuerzos no obtienes el resultado deseado, quizás tu misión esté en otra cosa y debes descubrirla. El maestro César Mallorquí (en la foto) lo explica mejor que yo en el último de sus 10 consejos:

https://www.youtube.com/watch?v=ALhYXhT2W6w

Transcribiendo sus últimas palabras, «la actividad más importante a la que puede dedicarse una persona no es el arte, es la vida. Porque el arte no es más que una imitación de la vida; una imitación maravillosa, pero lo importante es vivir».

Amen. ¡Feliz semana!

Francesc

>> Comments (1)


MONDAY NEWS  /  BIO  /  FEEDBACK  /  NEWS  /  MUSIC  /  BOOKS  /  MAIL  /  © Francesc Miralles