EN / CAT / CAST

NEWS

INCREÍBLEMENTE HUMANA (05/06/2017)

Maria da Conceiçao

Buenas noches,

Ayer y hoy he estado en un viaje fugaz a Lisboa para apoyar la edición portuguesa de Ikigai, mientras mi hermano Héctor García enviaba fotos para las revistas desde su cuartel general en Tokio.

No conozco a nadie a quien le resulte indiferente esta capital, donde empiezan a instalarse celebrities como Mónica Bellucci o Michael Fassbender, a juzgar por sus idas y venidas por la ciudad, y que cuenta incluso con una discoteca propiedad de John Malkovich llamada Lux.

Debo de haber estado casi diez veces en Lisboa, y cada vez me ha parecido una ciudad distinta. Esta vez pasé bastante tiempo en la Feria del Libro, donde tuve el placer de conocer al padre José Tolentino, un religioso que escribe los haikus más bellos que he leído en muchísimo tiempo. Le dedicaré un artículo próximamente.

También fue aquí donde debatí sobre el ikigai en una mesa redonda junto a Maria da Conceiçao (en la foto), una persona absolutamente admirable. Su historia es tan asombrosa que merece que le dedique todo lo que queda de artículo, sin ahorrar en detalles.

Nacida en Portugal, su madre enfermó gravemente cuando solo tenía dos años, con lo que quedó al cuidado de una mujer de la limpieza de origen africano. Tras su fallecimiento, esta bondadosa inmigrante se la llevó a su casa para criarla, aunque tenía otros seis hijos que alimentar.

Esta infancia difícil hizo que María desarrollara una compasión natural hacia el sufrimiento de los demás. Para ayudar a su familia adoptiva, cuando tuvo edad de trabajar se enroló como azafata en Emirates, lo que la obligaría a vivir en Dubai.

Durante una pausa de 24 horas en la capital de Bangladesh, Maria se quedó consternada al descubrir la pobreza en los suburbios de Dakha, donde las niñas son casadas a la fuerza a los 14 años y los niños están condenados a trabajar como esclavos en la construcción o en fábricas de pesadilla.

Canceló de inmediato las vacaciones que tenía planeadas y, llegado el momento, regresó a los suburbios para entender cómo podía cambiar la vida de aquellos niños que había conocido en las calles insalubres. Antes de volver a Dubai, prometió a cien familias que sus hijos irían a una buena escuela para ser libres y tener un futuro.

Este fue el punto de partida de la Fundación Maria Cristina, que empezó a recaudar fondos en la capital de los Emiratos, hasta que la crisis económica cortó el grifo de las donaciones. Viendo la educación —y el futuro— de 600 niños en grave peligro, Maria da Conceiçao tuvo entonces la idea desesperada de afrontar desafíos imposibles para atraer la atención pública y recaudar fondos.

Sin ser alpinista ni tener una formación deportiva, Maria aceptó el disparatado reto de ascender el Everest a cambio de un millón de dólares, si lograba ser la primera mujer portuguesa en coronar la cima.

Tras lograrlo contra todo pronóstico, aseguró temporalmente el futuro de sus hijos, como ella llama a los niños de Dakha, pero las necesidades de dinero para las cien familias continuarían los años siguientes, así que Maria se embarcó en un nuevo reto nunca antes realizado: correr 7 ironman en 7 continentes en solo 6 semanas.

Para los que no estén familiarizados, un ironman consiste en nadar 3,86 kilómetros en mar abierto para, inmediatamente después, hacer 180 kilómetros en bicicleta y, nada más bajar, correr 42 kilómetros sin detenerse hasta el fin.

Los médicos e incluso sus entrenadores le desaconsejaron totalmente que emprendiera esa locura, ya que carecía de un cuerpo de atleta. Incluso los profesionales de los ironman, le advirtieron, solo son capaces de hacer dos o tres al año. ¿Cómo pretendía una inexperta acometer 7 veces esa barbaridad en un mes y medio?

Para asombro de todo el mundo, Maria logró completar el desafío y a día de hoy ostenta 6 Récords Guiness. Después de entregar el dinero a las familias, ha necesitado seguir asumiendo retos mayúsculos para recaudar más fondos. Uno de ellos ha sido cruzar a nado el Canal de la Mancha, una travesía extenuante que no está al alcance de la mayoría de nadadores olímpicos.

Tras conocer todas estas gestas, aprovecho nuestra charla acerca del ikigai, sobre la pasión que nos hace invencibles y casi eternos, para preguntarle:

—Cuando subías el Everest sin tener experiencia, durante los ironman o al nadar de Francia a Inglaterra, ¿no hubo momentos en los que te flaqueaban las fuerzas?

—Muchos… —confiesa—. De hecho, odio subir montañas, vaciarme corriendo o nadar largas distancias. Nunca me han gustado los deportes. Yo era solo una azafata de vuelo que se vio en la necesidad de acometer lo imposible.

—¿Y en qué piensas en estos momentos en los que no puedes más, cuando el cuerpo grita de dolor, pidiendo abandonar? —le pregunto.

—Pienso en lo que prometí a todos esos niños en Dakha. Eso me da fuerzas para seguir por muy grande que sea el agotamiento. Prefiero morir antes que fallarles.

Maria nota que me he quedado mudo, igual que el público que sigue nuestra conversación, así que concluye:

—Al mismo tiempo, estos desafíos bárbaros llevan un mensaje muy positivo para los niños de los suburbios. Quiero transmitirles que cualquier persona puede conseguir mucho más que lo que la sociedad espera de ella.

La misión, el ikigai de Maria da Conceiçao, no ha terminado, y a sus 36 años le esperan aún duras pruebas para mantener en pie su sueño. Sin embargo, sus esfuerzos empiezan a dar fruto: varios niños de aquel suburbio miserable ya han llegado a las mejores universidades de su país. Y la aventura no se detiene.

¡Feliz semana!

Francesc

>> Comments (6)


Comments and Questions

Lérida (15/06/2017 16:34:32) ¡Una historia increíble y maravillosa!!! Muy real el título que le pusiste, una persona admirable!!! Gracias por compartir toda la riqueza que vives y ves, día a día... Un fuerte abrazo!!
Muchas gracias a ti por leerlo, Lérida!!! :)))

Rebeca (08/06/2017 14:17:29) Querido amigo, es un post increíble! Gracias por demostrar que todavía quedan personas de corazón inmenso en este mundo. Su historia es alucinante. Una auténtica heroína, un ejemplo. Un abrazo inmenso! Beka!
Otro abrazo gigante para ti, Beka!! :**

Isabel_Cristina (06/06/2017 16:42:34) Wow, sin palabras. Gracias por relatar su gesta. Sólo hasta que alguien te lo cuenta te es posible creer que existe gente así de comprometida y determinada.
Estos son los verdaderos héroes, no los de la Marvel :))

Pablo (06/06/2017 10:25:19) Un artículo más que inspirador. Como ya te dije eres iman y catalizador de sentimientos hermosos, a tu lado se conoce gente extraordinaria y eso te torna más extraordinario de lo que ya eres. A veces pienso ¿como debes sentirte en esos momentos? ¿Que debes pensar cuando ves que semejantes personas con semejantes proezas también sienten una profunda admiración y respeto por ti? Definitivamente cada día que pasa te admiro y aprendo más cosas de ti. Iré al curso. No dejes de ser luz para los demás.
¡Será una maravilla tenerte en el curso, Pablo! La verdad es que soy bien poca cosa al lado de esta mujer, pero agradezco tu amabilidad :**

Marisa (06/06/2017 10:11:29) Wow, alucinant o_o sembla una historia de ficció...
Só, totalment!!! :D

Robert (06/06/2017 02:04:39) Meravellós article, irrepetible i senzill, carregat de sensibilitat, força, vitalitat i esperança. Un cop més, em sento afortunat de llegir-te. Gràcies per les teves paraules. Una abraçada!
Gràcies a tu pel teu comentari tan amable, Robert!! Abraçades grans!


Write comments or questions

* all fields are mandatory

* Maximum 500 characters Solve the following operation: 5 + 6 =


MONDAY NEWS  /  BIO  /  FEEDBACK  /  NEWS  /  MUSIC  /  BOOKS  /  MAIL  /  © Francesc Miralles