EN / CAT / CAST

NEWS

Cuando la generosidad es adicción (16/05/2017)

Chalice Well

Buenas noches,

El post de este lunes va a ser muy personal, pero espero que resuene un poco en todos los amigos que tenéis la amabilidad de acercaros aquí cada lunAes.

Esta mañana charlaba por teléfono con Álex Rovira sobre la experiencia que hoy voy a explicar. Hablábamos de por qué las personas generosas acostumbran a sufrir mucho más que el resto y, como siempre, mi buen amigo tenía datos frescos de una lectura reciente.

Al parecer, un investigador norteamericano ha calculado, después de cotejar varios estudios, que solo el 22% de la población es generosa de modo permanente. El 78% restante quieren recibir más de lo que dan. Con esta proporción, es normal que los generosos de corazón acaben acorralados, ya que por cada uno hay cuatro o cinco depredadores al acecho.

Esta proporción, me ha explicado Álex, puede ser mucho mayor en algunos sectores. Así como en el ámbito sanitario, por ejemplo, abundan las personas empáticas y entregadas a los demás, en las profesiones más centradas en el ego, como las artísticas, la proporción de buitres por cada alma generosa es abrumadora. Si te descuidas, te arrancan hasta el último aliento.

El origen de nuestra conversación venía de una consulta que hice hace unos días a un terapeuta y amigo. Acudí a él porque me sentía totalmente vacío, por dentro y por fuera, después de haber recibido un mazazo económico por parte de alguien que había sido en otra época una amistad muy cercana.

Tras analizar mi historial, el terapeuta realizó su diagnóstico. Así como hay adictos al alcohol, al sexo o al juego, hay adicciones que no están tipificadas como tales, pero que pueden destruir a la persona tanto o más que las otras. Y una de ellas es la generosidad cuando está fuera de toda medida.

El doctor Antoni Bolinches dice que las personas enfermizamente generosas han padecido un déficit de amor en su infancia, lo que hace que traten de "comprar" amor durante su vida adulta, ayudando a todo el mundo, haciéndose imprescindibles, entregando todo lo que tienen. Con ello generan en los demás una deuda tan grande que no pueden ser correspondidos, con el consiguiente sentimiento de injusticia y traición.

En un artículo muy lúcido publicado en El País, Javier Marías comentaba que muchas personas a las que haces grandes favores te acabarán evitando o incluso se convertirán en tus enemigos. La razón, según Marías, es que todo gran acto de generosidad (en forma de dinero, de tiempo, de atenciones, cualquiera que sea la dádiva) conlleva un desequilibro entre ambas partes, y un sentimiento de humillación en quien recibe.

A consecuencia de esto, cuando la persona ayudada eleva su estatus, muchas veces odia encontrarse con quien fue su salvador, ya que le recuerda el ser débil y vulnerable que fue. Por eso evitamos a personas a quienes deberíamos estar agradecidas, o incluso nos acabamos peleando con ellas para no tener más contacto.

Todo esto me parecería la ficción de un novelista si yo no lo hubiera vivido en carne propia. Las personas que a día de hoy me tratan con más indiferencia o desprecio son las mismas a las que, en el pasado, ayudé de forma más entregada.

Por supuesto, el error es mío, y está en una desmesura que estoy intentando paliar con ayuda de este buen amigo y terapeuta. Ya me ha advertido que superar mi adicción no me resultará nada fácil al principio. Allí donde vaya me saldrá el impulso de salvar, de asistir, de dar lo que tengo y lo que no tengo, al igual que el alcohólico quiere echar mano de las botellas cuando entra en un bar. Sin embargo, la toma de conciencia es el primer paso para salir del hoyo.

Me estoy rehabilitando de mi adicción, y mi cometido a partir de ahora es comportarme, en esa clase de situaciones, como alguien cabal. "Cuando sientas el impulso de dar o regalar, haz lo que haría cualquier persona normal", me recomienda este sabio amigo, "ni más ni menos". 

Gracias por leerme y ¡feliz semana!

Francesc

>> Comments (12)


Comments and Questions

Francisco (17/05/2017 15:42:54) Tu generosidad, se podría decir que es tu seña de identidad. Con tu bondad infinita que como ocurre en el universo a pesar de su grandeza y belleza, también tiene agujeros negros qué resultan muy peligrosos. Feliz semana Francesc, que la vida en adelante te permita ver los socavones para poder transitar en tu maravilloso universo...un fuerte abrazo.
El faro de tus palabras ayuda a ver más claro. Un abrazo fuerte, querido amigo!!!

Juani (17/05/2017 06:15:33) Hola, Francesc He llegado a este artículo por casualidad, y no es que me sienta identificada, es que he visto la luz. Mi objetivo a partir de ahora es comportarme como una persona cabal, aunque tengo que identificarla primero. En ocasiones, la generosidad está tan arraigada que es ese comportamiento el que consideramos "normal", pero todo es ponerse y dejar de dar perlas a los cerdos. Feliz semana a ti también.
Ahí lo has visto bien, Juani! Primero hay que identificar esa forma excesiva y arbitraria de dar. Una vez pongas orden, todo se volverá más sencillo. ¡Abrazos!

Joan (16/05/2017 21:14:27) Estimat Francesc!! Ets una de les millors persones que conec i ara només voldria poder-ho dir amb una gran abraçada. Qui no et valori que marxi ben lluny! A veure si ens veiem ;)
No millor que tu, això segur... Tens molta paciència i recolzes a tothom. Abraçades!

Lérida (16/05/2017 19:10:00) ¡Gracias por compartir lo que estás sintiendo! Además de entenderte, me he sentido muy identificada y todos los aportes ayudan a ver con más claridad como encontrar ese equilibrio tan difícil!!! Me gustó mucho la respuesta de Katinka. Ahora entiendo por qué no contestaste mi Email. Va desde aquí un abrazo!!!
Muchas gracias a ti por leer y comentar, Lérida!!! Contesto los e-mail que puedo, pero se me escapan muchísimos. Si es importante para ti, reenvíamelo y en un par de días tienes respuesta. Abrazos!!

Beka (16/05/2017 13:03:08) Querido amigo, Menudo post! Sincero y triste, nunca entenderé a esas personas que muerden la mano que les da de comer desinteresadamente. Tú eres demasiado bueno, es una conversación que tuve en su día con una amiga en común que tenemos, y por eso la gente gris se aprovecha de ti. Ven en ti un reflejo de lo que les gustaría ser y no pueden. Ven ese ser débil que eran cuando les ayudaste y no lo soportan, porque no se aceptan con lo que eran y son. Hay quienes estaremos ahí! Se te quiere!
Tú y el heavy sois amigos de otro tiempo, de otra dimensión, de otra galaxia. Os quiero mucho también!

Marisa (16/05/2017 12:14:49) Tot i que ja estava parcialment spoilejada d'aquesta Monday News, és llegir-ho i entendre-ho molt bé. A part de l'addicció de justiciera en tinc una mica de la extrema generositat... Com en tot, s'ha de mirar de mantenir un equilibri, una mesura perque si la balança perd l'equilibri és quan venen els conflictes interiors.. i exteriors... Tinc ganes de tornar-te a veure aviat, m'agradaria poder reservar un lloc en la teva apretada agenda =). De la teva fangirl <3 Marisa
Em veuràs aviat, Marisa! Tenim encara molts temes que tractar. Un petó, fangirl, del teu amic i admirador <3 <3

Pablo (16/05/2017 10:40:08) Querido amigo, cómo te entiendo! Me ha fallado tanta gente y he dado tanto sin recibir nada a cambio... yo no tuve una infancia con carencia afectiva, mi padre ya era así y yo aprendí de él. He intentado cambiarlo muchas veces, decir no, ser más egoïsta... pero me siento muy mal conmigo mismo cuando lo hago. Mientras soy altruista soy feliz. Ayudó por definición hasta a personas que no conozco. No sé si debería cambiarlo o no, pues si es cierto que hay efectos secundarios. Nos tenemos que ver.
No tienes que ser egoísta, amigo, sino seguir siendo generoso a la vez que justo contigo mismo. Con ese equilibrio, todo bien :))

Bego (16/05/2017 10:00:49) "Las personas que a día de hoy me tratan con más indiferencia o desprecio son las mismas a las que, en el pasado, ayudé de forma más entregada" Me parece tan terrible esto que cuentas... Y mas conociendote... Espero que las leyes del karma les pongan en su sitio! Un abrazo de corazon!
Otro gran abrazo para ti, Begoña!! Todo son aprendizajes, y quien debe cambiar siempre es uno mismo.

katinka (16/05/2017 09:13:43) La generositat sempre és el millor camí, i sinó temps al temps. Gràcies per tot!
Tu estàs sempre en aquest camí, més que ningú. Gràcies a tu!!

Marga (16/05/2017 07:28:04) Recuerdo al hilo de este post un artículo que tu mismo escribiste en un diario sobre dar y recibir. Me sentí identificada, muy a mi pesar, como donante felpudo. Y desde que lo leí he luchado por saber discernir mejor y no ayudar compulsivamente y sobretodo cuando no me lo piden (craso error que reconozco). Nunca hubiese pensado en dar como adicción pero también lo tendré en cuenta a partir de ahora. Gracias por compartir tu experiencia y mucha suerte en el camino.
Muy feliz de que mis artículos te sean de ayuda, Marga. ¡Mucha suerte también para ti!

Alessandra (16/05/2017 03:00:39) Francesc, creo que además de una posible carencia afectiva proveniente de la infancia, en muchos casos, los donantes compulsivos tienen una visión idealizada del mundo y de las personas. También de sí mismos, creyendo que puede ayudar a quien estima en todas las situaciones. Muchas veces la ayuda tiene que ser limitada, o ninguna, pues son cosas que la persona tendrá que conquistar sola, forma parte de su crecimiento. Además del orgullo y el sentimiento de inferioridad, que pueden ser los motivos de reacciones frías por parte de las personas que fueron 'receptoras', añado también otras condiciones: . La persona que recibió ayuda no tiene percepción del valor de su ayuda o de su donación (como dice un dicho, no debemos donar perlas a los cerdos) . A persona que recibió ayuda, siendo muy egoista, desde el momento en que usted no puede o no quiera más ayudar, se rebele contra usted, pues como es un 'aspirador' no tiene límites en sus ambiciones y siempre va a querer que usted le entregue más. Siempre estará preocupado somente por su propio bienestar, le estará usando hasta que no pueda sacar nada más.
Una reflexión brillantísima, Alessandra. Para muchas personas pasas a ser un cretino en el momento que dejas de dar, aunque antes hayas dado tu vida entera. Es cierto que hay personas que cuando te han sacado ya todo lo posible te ignoran. Por suerte, son pocas. ¡Besos!

Marcelo (16/05/2017 01:05:02) Al leerte hoy me han entrado ganas de invitarte a un cafe y "donarte" un abrazo. Por email ya me dirás cuando puedes esta semana
Esas donaciones son siempre bienvenidas :))) Quedamos por e-mail o por whatsapp, amigo!


Write comments or questions

* all fields are mandatory

* Maximum 500 characters Solve the following operation: 8 + 7 =


MONDAY NEWS  /  BIO  /  FEEDBACK  /  NEWS  /  MUSIC  /  BOOKS  /  MAIL  /  © Francesc Miralles