EN / CAT / CAST

NEWS

Un día en Frankfurt (24/10/2016)

Frankurt

¡Buenas noches otro lunes!

La semana pasada prometí explicar cómo es un día en Frankfurt, pero luego me di cuenta de que el año pasado ya escribí un artículo sobre la feria, así que este pequeño reportaje será más personal.

Empezaré explicando qué hacen tres personajes como nosotros, Gabriel García de Oro (escritor y director creativo ejecutivo), Andrés Pascual (autor de best-séllers y londinense de adopción) y un servidor en una feria pensada exclusivamente para profesionales de la compra-venta de derechos.

Podría responder aquello de que las fiestas se hacen especialmente para aquellos a los que no se invita, pero el principal motivo para ir a Frankfurt es que los que compartimos un grupo de whatsapp llamado "Los Tres Caballeros" podamos estar juntos unos días al año.

Una jornada nuestra en Frankfurt empieza con un desayuno en el que repasamos cada uno el último año, radiografiamos nuestro presente y compartimos los proyectos futuros, sobre todo los literarios. Después de eso montamos "la oficina" en un segundo bar donde cada cual despacha lo que puede. Gabriel hace llamadas a su equipo de creativos, Andrés prepara el guión de su próximo libro y yo intento contestar los correos electrónicos acumulados. Luego nos vamos a la Feria.

Tras pagar la friolera de 64 euros por un único día (solo una entrada, si sales para comer fuera hay que volver a pagar) nos vamos directos al Agents Center a saludar y dar ánimos a nuestras agentes. Allí nos encontramos con miles de mesas que me hacen pensar en la oficina de Jack Lemmon en El Apartamento.

Aquí los agentes se afanan a explicar su catálogo a un editor distinto cada 20 minutos, desde las 9 de la mañana hasta las 7 de la tarde. Por término medio, a lo largo de la feria a un editor de ficción le contarán 500 novelas de las que, en el mejor de los casos, podrá publicar diez. Gabriel García de Oro lo describe así: "Frankfurt es el lugar donde escuchar historias se convierte en un suplicio".

Cuando algún agente o editor que me conoce me pregunta qué diablos pintamos en el Agents Center, le contesto: "Venimos aquí porque nos relaja mucho ver trabajar a los demás."

Tras un paseo por los stands de USA, Alemania y España, por ejemplo, salimos de los inmensos pabellones y volvemos a la ciudad. La plaza barroca de Römer Platz es una parada obligada ya que, hasta que no seamos vegetarianos, aquí pedimos un plato de salchichas de Frankfurt con denominación de origen. Luego pasamos la tarde en una tetería japonesa donde "despachamos" nuevamente nuestros asuntos y nos reunimos con algunos amigos.

Este año nos acompañaban Lina Ever, una novelista lituana que conocí en Barcelona, y mi amiga Gema, una lectora de Retrum madrileña que ahora vive en Alemania.

Mientras vamos charlando de un lugar a otro y saludamos a amigos o a conocidos, nuestros próximos proyectos van tomando forma. Gabriel saldrá de Frankfurt con un proyecto infantil, Andrés ha concebido ya su próximo libro y yo me fijo nuevos objetivos vitales, dentro y fuera de los libros.

La noche cae sobre la ciudad y, tras la cena internacional que yo organizo cada año, terminamos en el bar del Frankfurter Hof, donde se reúnen editores de todo el mundo a tomar la última antes de dormir. Y más vale que sea la última, porque una copa de vino cuesta 12 euros. Aquí nos encontramos con amigos editores de Macedonia y Portugal. Hay una discoteca móvil con un filtro musical dudoso. Cuando suenan las Spice Girls es el momento de salir corriendo y meterse en la cama.

Otro año más en Frankfurt. Nuevos libros, nuevas apuestas, nuevas ideas. Si somos capaces de realizar el 20 por ciento de lo que hemos proyectado aquí, este será un gran curso.

¡Feliz semana!

Francesc

PD. En la foto, los Tres Caballeros con João y Rita, grandes amigos y editores del sello Marcador.

>> Comments (1)


MONDAY NEWS  /  BIO  /  FEEDBACK  /  NEWS  /  MUSIC  /  BOOKS  /  MAIL  /  © Francesc Miralles