EN / CAT / CAST

MONDAY NEWS

JAPANESE SUMMER

Schiphol

Buenas tardes,

Escribo estas líneas desde el aeropuerto de Schipol, Ámsterdam, donde estoy haciendo escala en mi viaje anual a Japón.

He perdido la cuenta de las veces que he viajado por este país, pero deben de ser una decena. Más allá de que me siento muy cómodo allí, los últimos años es para mí un must pasar una semana con mi hermano Héctor, con el que tenemos un nuevo proyecto entre manos.

Además de eso, este será un viaje literario por tres motivos más.

El primero es que me he propuesto aprovechar el largo trayecto de ida y vuelta (unas 14 horas cada vez) para terminar de revisar una novela que inicié hace tiempo con una buena amiga. Esta inspirada en un personaje real que vive en un acantilado del sur de Japón. Y hasta aquí puedo contar.

El segundo motivo es un desafío que nos hemos propuesto con Héctor. Aprovecharemos tres días que nos escaparemos al Mar de Japón para escribir cada uno una novelita —o un cuento largo— que tenga lugar en esta región que nunca antes he visitado. Concretamente, Niigata y la isla de Sado.

Cuando estrene mi nueva web, algo que espero que suceda en un par de meses, este librito será un regalo para los suscriptores.

El tercer motivo, más modesto, es que en esta aventura recuperaré la tradición de escribir un diario de viaje para compartirlo a tiempo real en mi FB de amigos.

Tal vez porque siempre me ha gustado leer narrativa de este género, empecé a escribir diarios de viajes cuando no imaginaba que algún día publicaría libros. Lo hacía solo por diversión y para compartir mis libretas con amigos que me las pedían. Aún las conservo en una caja y algún día transcribiré pequeñas partes de ellas.

Hace poco preparé para MenteSana un artículo sobre la magia de viajar que llegará a los kioskos en unos meses. Además de dar mis claves para que un viaje sea iniciático —es decir: que además de exterior sea interior—, explico por qué viajar fue siempre mi fijación desde niño.

Además de poder ver mi existencia en perspectiva, cuando viajo sé que voy a alguna parte, y eso es un raro placer. Muchas veces sentimos que nuestra vida no tiene dirección ni sentido alguno, pero eso cambia cuando estás en un tren o en un avión.

Quieras o no, tienes un destino, y allí te esperan aventuras, lugares y personas desconocidas que te aportarán nueva visión del mundo. El viaje tal vez cambie incluso algún aspecto importante de tu rumbo vital. Para ello es importante olvidarte de planes y programas rígidos y, simplemente, dejarte sorprender.

Abrazos y feliz semana camino del verano,

Francesc

>> Comments (3)

MONDAY NEWS  /  BIO  /  FEEDBACK  /  NEWS  /  MUSIC  /  BOOKS  /  MAIL  /  © Francesc Miralles