MONDAY NEWS

En el hogar de Retrum

Retrum Teià

¡Feliz inicio de semana!

Ya vuelvo a escribir los lunes, ahora sólo falta hacerlo un poco más pronto... Estos días de retorno a la vida social me he llevado dos sorpresas de lo más bellas. Una ha sido, como muchos sabéis, el premio Hache que nos han concedido a Javier Ruescas y a mí por la novela PULSACIONES y que el 15 de mayo compartiremos con los amables lectores de Cartagena.

La otra estuvo llena de misterio y tuvo lugar la vigilia de Sant Jordi en el pueblo de Teià, donde trascurre la acción de RETRUM. La bibliotecaria de esta preciosa localidad del Maresme me pidió con mucha antelación que acudiera el 22 de abril por la tarde a dar una charla y que, tras un taller de maquillaje pálido, diera un concierto en el cementerio con algunos músicos.

Como Nikosia hace tiempo que no existe, me acompañaron Hypatia Pétriz y Marc Amat, con el incombustible Jordi Lligadas como técnico de sonido. Antes, sin embargo, tuvo lugar la charla. Allí supe que en Teià están muy orgullosos de que la bilogía publicada en siete idiomas tenga este escenario. Tanto que han promovido que RETRUM sea lectura obligatoria en el instituto del pueblo, el mismo donde en la novela Christian y Alba son compañeros de pupitre.

Muy emocionado con esta noticia, y con una figurita de cartón de Christian que me regaló Gerard Rosés, terminada la charla subí la cuesta del cementerio en compañía de una buena amiga. Junto a la tapia del camposanto estaba ya todo dispuesto para un concierto con temas de Nikosia y versiones de temas siniestros.

Con el frío que pegaba y siendo el show a las 22h de la noche (además, había Champions entre los dos equipos de Madrid), imaginamos que tocaríamos sólo para los muertos del otro lado de la tapia, pero finalmente 25 valientes de Teià subieron al cementerio con sus jerséis y mantas para asistir al evento.

Terminado el concierto, por primera vez se abrieron las puertas del camposanto en plena noche para que los espectadores pudieran pasear entre las tumbas. Fue emocionante ver a tantas sombras deambular entre nichos, cipreses y lápidas bajo la luna.

Al salir, la amable bibliotecaria que había organizado todos los actos me dijo: "Espera, no te vayas aún. Te falta algo importante por ver..."

Entonces un empleado del ayuntamiento iluminó con su potente linterna la sorpresa final. Delante del cementerio municipal han erigido un pequeño monumento en honor a RETRUM. En una elevación con un banco para contemplar el mar, como hacían los protagonistas de la novela, hay ahora una columna cuadrada de metal seccionada en diagonal como un atril. En el corte, grabado sobre el metal (ver fotografía), puede leerse lo que sigue:

Teià es un pueblo colgado en una montaña frente al mar. Sin embargo, al estar ligeramente hundido, el «gran azul» no se ve a no ser que busques un promontorio, como el del cementerio. FRANCESC MIRALLES, RETRUM

No tengo palabras para describir la emoción que sentí ante este homenaje. Mi primer pensamiento fue: "puedo morir esta noche, pero eso se queda ahí". Quiero demostrar mi infinita gratitud a las gentes e instituciones de Teià por este inmenso honor. Gracias por acoger a todos los corazones pálidos, que a partir de ahora se acercarán a esta elevación entre los muertos, el mar y los que entre medio se esfuerzan por vivir. 

El amor ya no nos separará jamás,

Francesc

>> Sé el primero en comentar.

MONDAY NEWS  /  BIO  /  FEEDBACK  /  NEWS  /  MÚSICA  /  LIBROS  /  MAIL  /  © Francesc Miralles