MONDAY NEWS

La buena memoria

Miguel Aranda

¡Buenas y lluviosas tardes por aquí!

El pasado domingo asistí con una amiga de Valencia al concierto de un nuevo proyecto de Miguel Aranda, al cual admiro como artista pero aún más como persona. 

Le conocí hace ya muchos años en L'Astrolabi y me encantaron sus composiciones, llenas de ternura, suave humor y melancolía. Fui a escucharlo muchas veces y, la noche que yo cumplía los 40, lo invité a tocar en una fiesta que monté en una pequeña sala de conciertos de Barcelona. 

Por aquel tiempo yo ganaba bastante dinero, así que, además del alquiler de la sala, pedí a seis artistas o bandas de las que tocaban por los bares Gracia que participaran en la fiesta. Creo que pagué 60€ a cada uno por las molestias de desplazarse hasta allí, aunque muchos eran amigos.

El único que no aceptó el dinero fue Miguel Aranda, aunque yo sabía que iba por el mundo con una mano delante y otra detrás. "¿Como voy a cobrar para tocar en tu cumpleaños?" me dijo, sorprendido, antes de entregarme un paquete que contenía un perfume de hombre muy bueno. Fue también la única persona en aquel escenario que me traía un regalo, aunque apenas nos conocíamos.

Jamás he olvidado aquel detalle y cada vez que le veo, normalmente en sus conciertos, me acuerdo de aquel momento imborrable.

Esta anécdota, que seguramente solo tiene valor para mí, me ha hecho pensar en una pregunta que sí tiene relevancia: ¿qué recuerdo asociamos con cada persona? O, mejor dicho, ¿qué recuerdo elegimos para etiquetarla en nuestra conciencia?

Muy especialmente con las personas que llevan años en nuestra vida, compartimos infinidad de situaciones de todo signo: momentos felices, aventuras y desventuras, discusiones, sorpresas agradables, risas, decepciones y también actos de generosidad como el que acabo de contar.

¿Cuál elegimos para representarlas en nuestra mente?

No sirve decir "todas ellas", porque la memoria no opera así. Por una cuestión de ahorro de información, tiende a simplificar las etiquetas de las personas para facilitarnos nuestra relación con ellas. Así como cada vez que veo a Miguel Aranda, lo primero que me viene a la mente es esta historia, otras personas me evocan momentos como, por ejemplo, estos: 

1) El cocinero que casi me hizo llorar con un plato del menú del día (hoy es un chef muy famoso en China), 2) La amiga que consiguió que actuara junto a ella en una obra de teatro, pese a ser un tímido patológico, 3) El hombre que me hizo amar el piano cuando me demostró que yo era capaz de tocar la Gymnopédie n.1 de Satie.

Por supuesto, no soy ningún santo y hay personas que asocio a eventos negativos, pero eso es debido a que, por la falta de trato, no ha habido ocasión de elegir una etiqueta positiva. Tal vez en el futuro, si volvemos a coincidir, vivamos algo bello que quede adherido a ellas en sustitución del mal trago.

Volviendo a las personas con las que hemos vivido mil experiencias, a veces somos injustos con ellas y la relacionamos principalmente con aquel momento en el que nos fallaron. ¿Cuántas amistades no se han roto en este punto, olvidando todas las cosas bellas compartidas? El ser humano se ata tanto a lo reciente que un mal capítulo puede eclipsar una larga historia llena de episodios geniales.

Por eso, antes de enfadarme con alguien, siempre intento ver el conjunto de historias vividas y, si no estoy fuera de mis cabales, elijo aquel momento que merece quedar grabado a fuego, porque nos vincula a ambos desde lo mejor de lo que somos capaces como seres humanos.

Nunca he estado de acuerdo con aquella máxima que dice "La felicidad consiste en tener buena salud y mala memoria". Lo primero, desde luego, pero yo creo que la felicidad también se nutre de la buena memoria, al recordar las cosas buenas de nuestros compañeros de vida. Si ponemos eso delante de todo, las miserias del mundo no nos podrán herir.

¡Feliz semana y buena memoria!

Francesc

PD1. Para los que me habéis preguntado por la terapia sherpa, clicando en el banner superior del portal de entrada os aparecerá una descripción de cómo funciona.

PD2. Una muestra de la música de Miguel Aranda. Merece la pena escuchar esta canción hasta el final: https://www.youtube.com/watch?v=peVCxqAzA4g

>> Comentarios (8)

MONDAY NEWS  /  BIO  /  FEEDBACK  /  NEWS  /  MÚSICA  /  LIBROS  /  MAIL  /  © Francesc Miralles