MONDAY NEWS

Empezar de cero

white

¡Buenos días!

La pequeña escena que contaré al final de este artículo parece de una novela pero no lo es. Siempre digo que en la vida suceden muchas cosas que el editor de un libro de ficción eliminaría por inverosímiles.

Vayamos al inicio de este asunto... Desde hace tiempo que, por una mala gestión de mi tiempo y por atender a demasiadas personas, he vivido al borde del descalabro económico. La bomba finalmente estalló y ahora me ha caído encima una deuda astronómica que tardaré muchos años en poder devolver.

Afortunadamente, el dinero nunca me ha importado (de otro modo no me encontraría así). Lo he visto siempre como algo efímero que pasa de mano en mano y sirve para crear proyectos y ayudar a quien lo necesita. Nunca me he ocupado de retenerlo. Sin embargo, ahora que se ha convertido en algo que condiciona totalmente mi vida, me doy cuenta de que la inmensa mayoría no lo ve así.

Recomiendo a cualquier persona que se encuentre en esta situación que se guarde mucho de comentarla, o que sea muy selectivo con quien se lo comunica, porque se encontrará con las siguientes reacciones: a) amigos que huyen porque temen que vayas a pedirles dinero, b) gente que se aleja de ti porque no les apetece oir hablar de problemas, c) otros que no tienen espacio mental para ayudarte, porque están centrados en sus problemas y no en los tuyos, por urgentes que sean.

Lógicamente, hay bellas excepciones de personas (incluso amistades lejanas) que al saber que estás en dificultades inmediatamente te llaman y se ponen a tu disposición. En todos estos casos les he dado las gracias por estar aquí y les he dicho que no necesito nada, salvo su amistad y cariño.

Ahora mismo, siento que vuelvo a empezar de cero a muchos niveles. No sólo económicamente, sino también en el ámbito de las relaciones. Cuando acabas de sufrir un naufragio, es muy importante saber qué almas te van a acompañar incondicionalmente en esta nueva aventura. Con ellas al fin del mundo.

Dicho esto, que nadie se preocupe porque --insisto-- no necesito nada material. Sí debo encontrar una nueva forma de vivir y amar, en todos los sentidos de la palabra. Y tal como recomiendo a mis "creadores" en las sesiones sherpa, nada mejor que vaciarte a través del arte para que aflore lo que necesitas saber y entiendas en qué punto se encuentra tu vida y hacia dónde quieres llevarla.

Antes de explicar dos proyectos que me devolverán a la vida, cuento la escena casi imposible que viví este sábado por la mañana. Corría por una calle alejada del centro para deshacer un entuerto que yo mismo había creado, cuando di un traspiés y aterricé de la peor manera sobre un asfalto especialmente rugoso. Me hice una herida profunda en la rodilla (el agujero llegaba hasta el hueso), el codo y la mano.

Sangrando de forma aparatosa, aunque no me había roto nada, al levantar la cabeza vi que alguien conocido se detenía delante de mí y me miraba asustado. Era Mysterious Javi, el sereno batería de Nikosia (Jordi Medianoche siempre ha dicho que él era el cohesionador del grupo), a quien no veía desde hacía siglos. Y justo entonces estaba allí.

Olvidándome un instante del accidente, fui a darle la mano, pero la tenía cubierta de sangre, así que nos quedamos los dos parados. Sin entender tampoco él qué hacía yo allí y cómo estaba de esta manera, le dije que no era nada y que simplemente esperaba un taxi para ir a casa a echarme unos chorros de mercromina. Justo en aquel momento apareció una luz verde y me largué.

Una vez en casa, tras hacerme las curas, me pregunté por el significado de aquel encuentro insólito. He llegado a la conclusión de que es una especie de despedida de una época que fue muy feliz (la banda estuvo unida seis años), pero que ahora ha terminado. Y el más bondadoso de todos nosotros estaba allí, como una aparición póstuma, para clausurar una era.

Ahora entiendo que el tiempo de los grandes proyectos ha pasado y que, como Robinson Crusoe, debo ocuparme de mi propia vida con lo que queda después del naufragio.

Hay mucho que hacer y mucho que entender. Por eso, aunque ya entregué el pequeño libro que se publicará en septiembre, estoy escribiendo otra novela que ahonda en muchas cosas que he descubierto en los últimos meses. Si algún día llega a buen puerto tendréis noticias de ella.

Como tabla de salvación espiritual, quiero volver a tocar el piano cada día y componer, como hacía muchos años atrás. Como todo proyecto creativo necesita compromisos, mi plan es el siguiente: a partir de junio, subiré el 27 de cada mes un tema. Para cada uno contaré con una colaboración distinta de algún amigo, aunque la base será el piano. El proyecto concluirá el 27 de mayo de 2016. Quizás entonces, si ha bajado el temporal, los reuniré en un disco. Pero me espera un largo y revelador camino hasta allí.

Mientras tanto, ¡gracias por la paciencia y por estar siempre cerca!

Feliz semana,

Francesc

>> Comentarios (8)

MONDAY NEWS  /  BIO  /  FEEDBACK  /  NEWS  /  MÚSICA  /  LIBROS  /  MAIL  /  © Francesc Miralles