MONDAY NEWS

¿Con quién caminas?

Dersu Uzala

¡Buenos días!

La noticia del lunes llega a estas horas para hablaros de una reveladora clasificación de Silvia Adela Kohan para entender las personas que nos acompañan en la vida. De hecho, hay muchas posibles. Antes, sin embargo, os daré mis propias dos "especies" de personas, que se manifiestan en el momento en que vivimos un conflicto:

a) CONCILIADORAS. Son las que cuando nos hemos peleado con un amigo, pareja o compañero de trabajo intentan quitar hierro al asunto y nos señalan los puntos de encuentro para arreglar la situación. Esta clase de personas nos hacen bajar de la tempestad y nos infunden sentido común y amor a los demás, ayudándonos a entender sus limitaciones desde el cariño y la empatía. Son seres de naturaleza amable, con el foco puesto en mantener los lazos.

b) DESTRUCTIVAS. Las personas de este signo alimentan nuestra rabia y nos empujan a radicalizarnos en el conflicto. En determinadas ocasiones resultan atractivas, porque se ponen totalmente de nuestro lado, descalificando a la otra parte, incluso cuando no la conocen. Su interés por las rupturas, sin embargo, oculta a menudo un sentimiento de soledad y fracaso personal. Suele ser gente en constante guerra con los demás, por lo que necesitan llevar a los demás a su modo amargo de entender la vida. Les encanta destruir lazos.

En mi caso, con la madurez me doy cuenta de que cada vez busco más rodearme de personas conciliadoras. Aquel amigo que te ve fuera de sí y, en lugar de echar sal en la herida, te escucha con paciencia y te enseña cómo se ven las cosas desde el otro lado, recordando si es necesario las virtudes que tiene esa persona con la que estás ahora tan enfadado. Esta clase de ser humano tiene la capacidad de hacernos reir y de relativizar nuestras preocupaciones, con lo que su intervención nos aligera el alma y rebaja nuestra negatividad.

Esta era hasta ahora mi clasificación básica de las personas pero, como he anunciado antes, mi admirada Silvia Adela Kohan me dio el otro mediodía una clasificación que mide otro aspecto humano de nuestros compañeros de vida:

a) PERSONAS QUE CIERRAN. Son las que, cuando les contamos un proyecto o sueño, nos hacen ver sólo el espectro de la imposibilidad. Nos muestran las puertas cerradas, sin dar alternativas, pero en realidad lo que nos transmiten es una desconfianza hacia nuestras posibilidades. A estos perfiles todo les resulta "difícil" y "peligroso", y parece que hablen desde la prudencia, cuando lo hacen desde el miedo. Acostumbran a ser de perfil bajo y les cuesta moverse, por eso les resulta más cómodo que su entorno esté paralizado.

b) PERSONAS QUE ABREN. Al contrario que las anteriores, se alegran de nuestros planes, nos empujan a llevarlos a cabo y, lo más importante, nos transmiten la confianza de que seremos capaces de hacerlo. A menudo completan nuestras ideas abriendo incluso otras puertas que nosotros no habíamos contemplado,  arrojando aún más luz sobre lo que estamos proyectando. Esta clase de amistades nos procuran un subidón de energía, porque nos llevan más allá de nuestros límites.

Tras explicarme su clasificación, Silvia concluyó: "A mi edad, he decidido que sólo quiero dedicar tiempo y energía a las personas que abren. Las que cierran ya no me interesan."

¡Feliz semana!

Francesc

PD1. Hablando de Silvia Adela, los que queráis venir a nuestro próximo taller de escritura, será el sábado 15 de noviembre en Barcelona. Tenéis más info aquí: https://www.facebook.com/pages/Francesc-Miralles-Oficial/259641174102020?ref=hl

PD2. El fotograma es de Dersu Uzala, una película bellísima sobre los buenos compañeros de vida.

>> Comentarios (11)

MONDAY NEWS  /  BIO  /  FEEDBACK  /  NEWS  /  MÚSICA  /  LIBROS  /  MAIL  /  © Francesc Miralles